Principio de funcionamiento de la bomba centrífuga

El impulsor se conecta sobre el eje con el motor eléctrico de accionamiento directo. Gira a una velocidad preestablecida y produce un efecto centrífugo (aspiración en la entrada e impulsión en la salida).

Bombas centrífugas horizontales

Estas bombas son especialmente adecuadas para medios altamente agresivos como ácidos y alcalinos. Estas bombas centrífugas horizontales son accionadas por un motor de accionamiento directo (máx. 3.000 rpm). Son especialmente adecuadas para una rápida transferencia de productos químicos en el vaciado de contenedores o cisternas, así como para aplicaciones en las que es necesario bombear un medio en circulación.

La serie JP-840 ofrece varios tamaños de bombas con caudales de 6 a 75 m³/h y altura de bombeo de 7,2 hasta 38 m. Su construcción especial con impulsor abierto permite incluso el bombeo de líquidos extremadamente sucios o de medios que contengan sólidos pequeños.

La viscosidad máxima de estas bombas centrífugas es de 500 mPas (a 20 °C) y la temperatura máxima del medio es de 65 °C a PP o 95 °C a PVDF. Dependiendo de la aplicación, hay dos versiones disponibles con diferentes sellos internos (sellos de labio o de fuelle).

La disponibilidad de diferentes materiales, en función de la resistencia química y térmica con respecto al medio bombeado o al entorno, garantiza una fiabilidad operativa absoluta, así como una larga vida útil de la bomba.

Las ventajas especiales

• Alta resistencia química y térmica
• Ahorro de espacio y construcción robusta
• Adecuada para funcionamiento continuo
• Construcción sin soldaduras y, por lo tanto, seguridad de funcionamiento absoluta
• Sellado mediante sello de labio o de fuelle
• Utilizable incluso con líquidos muy sucios o medios que contienen sólidos pequeños
• Mantenimiento rápido y sencillo
• Piezas de repuesto baratas

Ir arriba